Se ha producido un error en este gadget.

martes, 12 de julio de 2011

Metamorfosis.

En medio de una noche, alguna vez, ellos conversaban. Él se habia tomado un par de copas de vino con los amigos y ella necesitaba salir a caminar. Era Enero y en esa parte del mundo, era un verano muy caluroso.

Él: Te he escrito algo, te lo queria enseñar luego pero el alcohol traicionó los reflejos.
Ella: Esta bien. ¡No hay problema muchacho! Esperaré a que la acabes y me enseñes luego. Si me gusta te daré un chocolate ¿te parece?
Él: Mira.Tengo una versión previa como borrador... ¿La quieres escuchar?
Ella: Esta bien. 

Ella recibe un papel. Lo lee con atención. Escucha. Oculta su sonrojo entre el cabello. El momento es inesperado. Agradable.

Él: ¿Y que te parece?
Ella: Esta muy bien. A mi me gusta mucho, mucho la verdad.
Él: Que bueno.

Hay un silencio incómodo. Le ha escrito una canción que se llama como ella, que suena como ella.

Ella: Hey, no hablas. ¿Acaso tienes sueño? Ya es tarde la verdad.
Él: No.
Ella: Esta linda en serio.
Él: Gracias. Me da gusto que te haya gustado aunque aún no la termino, pero, esa es la idea.
Ella: Pues terminada debe sonar muchisimo mejor.
Él: Tampoco mucho mejor yo no canto. Pero tendrá algunos detalles mas.
Ella: Esta bien.

Ella le da un beso en la mejilla y le susurra "Gracias". Imposible no hacerlo. Imposible evitar ese gesto.

Él: ¡De nada muñeca! Con mucho amor y cariño. Pero ¿Sabes?... Solo que quería enseñarte la letra y nada mas pero... Y... Pero la escribí en el papel y luego ahi estabas tu... No he podido evitar dartela porque era una canción pensando en ti.
Ella: Cuando escribo algo, no lo enseño a nadie y cuando lo hago, a pesar de querer, es difícil, un poco, muy personal ¿Lo entiendes? 
Él: Si, avergüenza un poco. Porque uno abre su corazón con esas cosas y...
Ella: Y te desarmas y estas simplemente vulnerable a lo que siga.

Él se sonroja y ella también. No se miran, sus miradas varian entre los zapatos y el césped fresco del verano.



Ella: ¿Te sonrojas al decirme esto?
Él: No te imaginas cuanto.
Ella: Me siento igual.
Él: Y tienes esas palabras entre tus manos y... Y ni modo que te las quite de ahí. Creo que el alcohol me traicionó como te dije (risas) Asi que respiré profundo y aquí estamos con mis letras entre tus manos.
Ella: Si.
Él: Y yo no sabia si te iba a incomodar o no... y...
Ella: Bueno, tengo una cara extraña, y una sensación rara. Muy agradable pero rara. En fin (suspiro) Estoy hecha un tomate y agradezco al universo porque sea de noche.
Él: Pues te ves linda.
Ella: Gracias.
Él: Lo siento, no sé que decir. Me siento algo avergonzado.

Ella levanta la cara. Se pone de pie.

Ella: Bien ¿Te ayudo a desavergonzarte? 
Él: Bueno. ¿Y que se te ha ocurrido? La verdad creo que hasta estoy sudando.
Ella: No me gustan los chicos que sudan tanto.
Él: Bueno, dejame tomar aire y respirar profundo para escucharte.
Ella: Bien querido, aqui voy. Mañana tienes que ir al hospital y ver al Dr. Perez por 6 horas contínuas y esforzarte y rogar que no tengas que subir a sala de operaciones e impregnarte con ese karma quirúrgico. Tienes una expo por delante y ni modo. Tendrás que ponerte las pilas o sino... 
Él: ¿Sino?
Ella: Sino,no habrá "Día de perder el tiempo" para ti esta semana. ¿Trato?
Él: Mmm... Esta bien. Es un trato.
Ella: Sabes que tienes obligaciones y hay que trabajar. Cada uno por su lado. Asi es este negocio.
Él: Es que sé que me distaigo mucho contigo porque.. pienso mucho en ti. Si, ya te lo dije. Pienso muchisimo en ti y no quiero que me afecte en lo profesional porque hasta cierto punto estoy haciendo un buen trabajo y no quiero que eso se afecte.
Ella: Ni yo muchacho, ni yo. Te veo a las 8 mañana entonces.
Él: Es un hecho.

Y esa fue la primera vez que le dijo que pensaba en ella... La primera vez.




No hay comentarios: