Se ha producido un error en este gadget.

martes, 23 de febrero de 2010

Trato?

Algunos de mis amigos de lecturas y cafe, podran dar fe que me gusta mucho la letra de Mario Benedetti, soy romantica, aunque de una manera muy poco convencional y de una manera que hasta ahora solo una persona ha podido percibir ademas de mi madre y mi hermana... en fin, aqui les presento el poema del mes y uno de mis favoritos: HAGAMOS UN TRATO.

Compañera

usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo


Si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo.


Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar

conmigo.

Pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted
es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta

 que usted sabe
que puede contar
conmigo.

1 comentario:

Luis Miguel Armas Moreno dijo...

A mí también me gusta compartir poemas. Y aunque soy demasiado miope como para enamorarme a primera vista, me gusta este de Wislawa Szymborska:


Amor a primera vista

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.