Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 11 de febrero de 2010

De TrujiYork a Trujinecia

Lluvia en Trujillo. Si, y sigo con la lluvia y los cielos nublados y la humedad. Hoy, desde las 4 de la mañana, la ciudad de Trujillo, soporto 4 horas de lluvia intensa que causo muchísimos estragos principalmente en la periferia de la ciudad. Hasta ahora en lo que va de febrero al menos, Trujillo ha acumulado unos 25 litros de lluvia por metro cuadrado, cuatro veces más de lo que resulta su normal histórico de seis litros para este mes según datos que leí en la pagina del SENAMHI. Las estaciones de radio, la televisión, los diarios nos aturdían con imágenes y noticias de decenas de personas damnificadas pidiendo ayuda, la cual obviamente hasta el momento no ha llegado (autoridades con amnesia lacunar “política”). "Reunión del presidente regional a las 11, reunión de emergencia de los alcaldes, reunión de los jefes de defensa civil… " y la lluvia seguía cayendo.

 

Tuve que salir de casa (sin paraguas porque no se donde esta) rumbo a la universidad y en vez de microbuses o taxis, debieron haber canoas… Trujillo era una Venecia nada romántica: calles convertidas en riachuelos, el olor a humedad, veredas intransitables y sumergida bajo aguas servidas por el colapso de la red de desagües que tiene más de 60 años! (si, con todo el crecimiento demográfico, el desfile de alcaldes y demás…sigue igual!).

 

Logre llegar a la universidad y a Dios gracias volver a mi casa regularmente sana y salva. Dormí. A las 3 de la tarde, el hambre y la gripe ya manifestando sus síntomas me hicieron salir a buscar almuerzo y a dar una vuelta por una Trujinecia-nada romantica... Pude asomarme por la carretera industrial, vía de evitamiento, av. Villarreal, todos sitios en la periferia de la ciudad. Encontré un menú en plena av. industrial, así que decidí bajar y almorzar ahí. Se veía limpio y decente. Entre y converse con la muy amable señora María, la dueña del rustico restaurant quien además de recitarme el apetitoso menú, me conto sus peripecias desde las 5 de la mañana, que no había dormido, que su techo se había inundado, que su perrito había entrado a una habitación a sacudirse el agua, felizmente su casa era de material noble y no había sufrido tanto agravio por la “madre naturaleza” (así se refirió ella a la lluvia); sus cositas estaban a salvo y su perro se estaba secando.

 

Termine mi tallarín saltado, estaba almorzable. La señora se despidió muy atenta y agradecida. Volví a las andanzas y decidí pasar por inmediaciones del mercado Mayorista. Colas para comprar plástico, con precios de 80 y hasta 100% más elevados de lo normal; gente con cara de angustia pues las horas avanzaban y el cielo continuaba gris y amenazador; vendedores inescrupulosos y empleados atareados repartiendo a la gente cada vez más insistente e impaciente metros y metros de plástico azul y delgado. “¿Joven a como el metro?” –le pregunte desde la ventana de la camioneta- “a 8 casera, pero has tu cola!” …normalmente cuesta 4 soles.

 

Por último, necesite comprar pan y café para mi cena. De paso eche un vistazo a SODIMAC, un supermercado de artículos de construcción, ferretería y cosas así. El clima era el mismo: colas de autos y camionetas para entrar al estacionamiento y para salir, llenos de planchas de calamina de plástico, cemento y otros materiales similares. Personas preguntando por los precios, sacando cuentas, respirando hondo y profundo y…”a desenvainar tarjetas! Todo sea por salvar las cosas cholita!” Le decía un señor a su esposa. “¿Joven a cuanto la plancha de eternit?” –le pregunte a un amable “asesor de ventas” de la tienda- “señorita, buenas tardes. Tenemos de todo precio, el eternit que pregunta esta en oferta, solo a 65 soles!” …normalmente cuesta 30 soles.

 

¿Hasta cuando seremos tan vivos, tan criollasos no? Hasta cuándo tendremos que aguantar la lluvia caer, filtrar por nuestras casas, tener que barrer, trapear, recoger agua, goteras, calles anegadas, pistas deshechas, redes de desagüe inservibles, CAOS?

 

“Maldita sea, maldita lluvia de %#&$...” ¿Desde cuando es ella la culpable de nuestra falta de responsabilidad, de nuestros problemas, de nuestra situación económica y social?


La lluvia es vida, solo es expresión de nuestra sabia madre naturaleza, siempre buena con nosotros, siempre pura.



2 comentarios:

Luis Miguel Armas Moreno dijo...

"De Trujiyork a Trujinecia", Jo!, es un título perfecto, tenemos que negociar los derechos de autor.

Un beso.

Blanca M. dijo...

Buno, Trujiyork es de autoria de una amiga mia...