Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

19.5/20  ...me quedé con las ganas del 20. Aún asi, no esta mal.


Voy bloodly feliz estos dias... dias de idas y vueltas. Cada semana que vuelvo a Trujillo: Me bajo del bus y al llegar a casa lo primero que hago es bañarme y mientras cierro los ojos bajo el agua tibia dando gracias por haber sobrevivido a otro viaje interprovincial, pienso que tal vez en algún tiempo recuerde estos dias adoloridos de espalda con gratitud y lejanía. Tal vez.

Mientras tanto: Life goes on.

Estos dias he estado llena de emregencias y referencias hacia el Hospital Cesar Vallejo (Stgo.de Chuco) que hasta parecería que mi SERUMS lo hago allá y de madrugada. No he mencionando cada peripecia que he pasado (que en verdad son dignas de mencionar) pero a quien no puedo dejar pasar es a la señora Crisólita.

Ella es una de mis pacientes que viene del caserío de Kaunape (a 3 horas a pie de Cachicadán, a pie porque carros hay solo 1 o con suerte 2 veces por semana). La conocí en Junio, mes en que llegué al CS Cachicadán. Luego de atender su consulta y recetarle sus medicamentos, al pedirle que firmara el formato de SIS me dijo lo que muchisimas mujeres (mas que hombres) me siguen contestando a mi y a tanta, tanta gente mas, que les solicita una firma por algún motivo en nuestro país: "No sé escribir" (Si Alan G. TU alfabetización funciona). Lo particular de esto no es su respuesta, que tal vez si llame la atención si nunca se ha tenido contacto con la realidad del Perú rural (Si, ese que es quintil 5 aunque aveces debería ser quintil 7), lo particular en si fue lo que siguió a esa respuesta: "Pero ya va a ver doctora, en unos meses voy a venir a firmar con mi nombre, lo voy a escribir en mi hojita, pero quedito nomas jajaja".

El día Lunes 13 de Setiembre, Crisólita volvió al Centro de Salud. Me saludó muy sonriente como es ella, con sus largas trenzas y su cabello cano cubierto por un gran sombrero de paño y todas esas polleras que pesan mas que ella misma (es bastante delgada). Había estado amarrando los huachitos y se cayó sentada hace unos dias, tenia lumbalgia. Puse el formato del SIS en la camilla y le alcanzé la tinta para que coloque su dedo y luego imprima su huella en el papel. "Doctora, ¿Qué no se acuerda lo que le dije? Présteme su lapicerito."

Crisólita, una señora de Kaunape, madre de 8 hijos, a sus 64 años: Ha aprendido a escribir su nombre.

Si, el SERUMS rural es difícil (y mas aún cuando no recibes un centavo por ello), el SERUMS en general hace que te topes con cada decepción de tipo ásnica inverosímil que te puede dejar congelado; pero en cambio, aveces te muestra gente que te hace sonreir de muchas maneras y te enseña, te enseña mucho y GRATIS. Felicidades a doña Crisólita y mi admiración para ella y para todos los que estan convencidos que nunca es tarde para ser/estar mejor... Siempre se puede estar mejor.

No hay comentarios: