Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Hace casi un año.


Me parece que fue Domingo. Me levante temprano para ducharme rápido y salir corriendo al Hospital Belén. Si, era Domingo porque las calles estaban vacias. Papá habia llegado de trabajar tarde el Sábado asi que no quise molestarlo para que me llevara al Hospital. Tomaba desayuno sola y sonó el celular que tenia en ese entonces.

Número extranjero. "Aló?". "¡Blanquis, como es changa! ¿Cómo esta Perú, qué dice Trujillo?". "¿Dani? Cómo estas! Yo ando bien por aquí, en un rato debo ir al hospital. Y ese milagro? Cómo esta tu nena, Roberta debe estar grandota!..." Hubo un silencio. Unos murmullos opacos. Un "¿Qué ha pasado Daniela?"...

Palabras tratando de hacer mas suave la noticia de que más al sur de este continente, una amiga mía, nuestra, con la que comparti 2 años de mi vida, había fallecido en un confuso incidente vinculado a la politica -según dijeron en los periódicos y a causa de su padre- "Parece que cerraron el auto en la (Avenida) Circunvalación, ella iba con sus amigos de "La Cato" y les dispararon... Me enteré por Carola."

Me quedé muda. Era increible. LLoré.

Después de un rato trate de secar mis lágrimas. Llegué casi escabullendome al piso de Medicina pero antes de siquiera subir las escaleras encontré a unas compañeras. "¿Que pasó Blanquita?" Era lógico que pregunten, llevaba la cara y los ojos hechos tomates... No aguanté mas y se los conté. Pasé la mañana pensando en todo lo que habiamos pasado. Hace casi 6 meses que hablé con ella la última vez y le dije que al terminar el internado iriamos en Febrero al carnaval de Oruro e hicimos planes.


Ale...

Te fuiste muy rápido.

Hoy me acordé de ti.

Porque aveces pasa lo impensable en el momento menos esperado.

No hay comentarios: